Yoga y pilates en Santa Eugenia

 

Sutratma proviene de la raíz sánscrita “sutra”, que significa hilo y “atma” que significa alma, conformando el significado de Hilo del Alma o Conexión con lo Divino.

La Escuela Sutratma es un espacio pensado y creado para conectarte y encontrarte con esa parte más esencial de ti, a través de nuestras clases de Yoga, Pilates y Meditación. Es un lugar tranquilo, sencillo y cercano en el que cada detalle está pensado y cuidado para propiciar calma y bienestar.​

YOGA

Las clases de Yoga están basadas en el hatha yoga clásico mediante el método Naradeva. Las clases no tienen niveles y están dirigidas a todos los públicos, independientemente de que tengas experiencia previa en yoga o seas principiante. Tienen una duración de 85 min para trabajarlas en profundidad y de manera integral. Constan de una primera parte de relajación guiada y respiración consciente (15′), una segunda parte de calentamiento y desbloqueo articular (10′), una tercera parte que integra el cuerpo de asanas o posturas (45′) y por último una parte final dedicada a la relajación profunda de 15′.

Las clases de pilates tienen una duración de 60 min. y tienen un nivel intermedio sin perjuicio de que el practicante no tenga experiencia previa. La profesora adapta las posturas en casos necesarios por lesiones o limitaciones físicas cuando es necesario. El programa de ejercicios está basado en el trabajo del centro anatómico (zona comprendida entre las caderas y las costillas o llamado también CORE). Todo esto apoyado por la respiración intercostal. La finalidad última es aprender a movernos en nuestra vida cotidiana y reducir el riesgo de lesiones trabajando dos pilares fundamentales: la estabilización y el movimiento.

Las clases de meditación tienen una duración aproximada de 35 minutos y no se requiere experiencia previa en la práctica meditativa.
La primera parte consta de una relajación guiada de unos diez minutos para reducir la longitud de onda cerebral. Es decir, pasar de un estado mental híper estimulado y activo a otro más pasivo pero consciente. Y desde esa calma ir profundizando a través de ejercicios de respiración y atención para llevarte a un estado de relajación más profunda y en última instancia al estado de meditación.